lunes, noviembre 30, 2015

¿Estás pensado en dar lactancia materna?

Diariamente paso la planta de los recién nacidos, lo que comúnmente se denomina "el nido" y creo que no hay día que en alguna habitación algún familiar me pregunte ¡¿pero cómo va a estar este niño sin comer?! Normalmente esta pregunta la hace la abuela que ve que la mamá no tiene leche (o eso piensa) y cree que el niño lo está pasando mal. (Por cierto, dónde están esas abuelas que imponían calma a nuestras madres y no generaban mas ansiedad)

En mi opinión durante el embarazo los padres deben informarse sobre la lactancia materna y artificial, y en el momento del parto y sin presiones y sin conflictos ni remordimientos tener decidido que opción va a tomar. Muchas no lo tienen decidido y lo valoran según van pasando las primeras horas, justo para mi en el peor momento. Para mi muy útiles son las clases preparto en las que se aborden estos temas a fondo. He notado mucho cambio para bien en mi hospital desde que nuestras matronas las ofrecen. Es importante saber como van a ser los primeros días de un recién nacido.

Si estás embarazada y estás valorando si dar el pecho a tu hijo creo que tienes que saber esto:

- A mi parecer el inicio de la lactancia materna es duro y difícil, no es tan bonito como parece, la madre está muy cansada del parto y necesita dormir, el niño no tiene horarios y está "estresado" y necesita el sentir la piel de su madre a todas horas. Los pezones se resienten enseguida y si eres primeriza te asaltan las dudas a todas horas. Recibes ayuda de todo tipo con buenas intenciones pero que te hacen estresarse más. Respira, escucha a tu matrona o enfermero. Calma, son los primeros días. Una vez que el ciclo se establece, pasados unos días, todo empezará a ir rodado.

- Las primeras horas tras el parto no notarás nada de leche, no registrarás cambios en los senos, el pecho seguirá igual de blando. Te parecerá que cada vez que te lo pones, el niño no come nada pero en realidad está tomando lo mejor, el calostro, que es una leche muy espesa y en poca cantidad, pero de alto valor inmunológico y nutricional. Al ser poca cantidad el niño reclamará cada poco tiempo estar contigo, hasta que la crecida se establezca. Cuando comienza a formarse la leche de transición, ésta es muy clara y aguada, y da la impresión de ser poco nutrititva, pero no es así. A las 2 semanas ya aparecerá la leche definitiva.

- A los padres les suele dar la sensación de que el niño pasa hambre pero en realidad pasan bastantes horas hasta que el niño empieza a saber que necesita comer. Los llantos de las primeras horas suelen ser una necesidad de reclamar y sentir a la madre por el estrés que le supone el haber salido de su refugio materno y se suele calmar al poner al bebé en el piel con piel. Desde el primer momento los niños se llevan las manos a la boca y la chupan con ansia pero no es el hambre o las ganas de comer lo que les lleva a hacer eso, sino la sensación de placer y bienestar que sienten al succionar, por lo que se agarran a lo que sea, la mano, la teta de mamá o el pezón de papá (si lo he visto hacer...)

- La crecida o subida de leche dependerá de 2 cosas fundamentalmente, 
  • Si ha sido un parto normal (o una cesárea con contracciones de parto previas) entonces lo notarás pasadas las 48 horas del parto. En caso de cesáreas programadas, en las que no ha habido contracciones efectivas, el cuerpo de la mujer todavía no sabe que ha parido, se da cuenta gracias a la succión del bebé por lo que la subida comienza a los 4-5 días.
  • De las veces y empeño que ponga el niño cuando esté en el pecho, porque él con la succión le irá diciendo a tu cerebro que se ponga a trabajar. Cuanto más coma el bebé, más leche producirás.
En mamás no primerizas con una lactancia reciente puede que haya subida antes de las 48horas.
Te darás cuenta de que la leche empieza a subir primero porque aumenta todavía más el volumen de la mama y segundo porque poco a poco se va poniendo duro y muy firme. A veces se notan calores y tirones en el pecho, como de agujetas. 

Si la subida tarda más de 3 días, a veces el recién nacido puede requerir algún suplemento de manera temporal, pero serán el pediatra o los enfermeros de nidos quienes te irán informando.

- Casi todas las madres experimentamos heridas o irritaciones en el pezón los primeros días. La clave para que no se transformen en las temidas grietas del pezón es la correcta postura del bebé al coger el pecho.


Los neonatos, aunque parezca mentira, no nacen sabiendo mamar, si tienen el reflejo de succión, pero hay que enseñarles las posición, el ritmo... tranquila, lo cogen rápido.

- Otra pregunta que oigo todos los días aunque yo intente evitarla es cuánto ha perdido el recién nacido. Siempre respondo con las misma respuesta. Todos los bebés pierden peso los primeros días, incluso los que toman biberones desde el primer momento. Piensa que el neonato tiene que "limpiar" todo el agua que tiene acumulado del embarazo, y expulsar el meconio que es abundante y pesado. Todas las maternidades tienen eso controlado y vigilan que la pérdida de peso sea gradual y controlada. En este momento se establece como normal una pérdida de peso de hasta el 10 por ciento del peso de nacimiento en los primeros días de vida.

- A mi personalmente me encantaría limitar las visitas en el hospital, ya sé que es una costumbre arraigada e imposible de quitar, pero hay casos de habitaciones llenas de gente con niños correteando incluso y visitas que se eternizan y a veces la mamá, si el niño no lo reclama, por pudor se salta las tomas.... o luego cuando por fin se van, el bebé se encuentra un poco nervioso de tanto jaleo. Además que los papás y el recién nacido lo que necesitan es descansar y aprovechar cada momento de siesta del recién nacido para dormir ellos también... ya habrá tiempo de visitas cuando los padres empiecen a cogerle el tranquillo a esto de la paternidad.

No hay comentarios: