La suerte que tengo

Desde hace unos meses para acá, con todos los traspiés que estoy teniendo en mi vida, me he dado cuenta de una cosa que ya sabía, pero que a la que no le había dado la importancia que tiene. Y es lo importante y necesario que es tener unos coerres, que en vez de ser compañeros de trabajo, son amigos.

Y ya no lo digo por hacer fácil tareas tan complicadas como poner guardias, navidades y puentes incluidos, sustituirte o cambiarte una guardia, enseñarte algo nuevo... sino por lo realmente inportante en la vida que es, escucharte una y mil veces decir lo mismo, poner su hombro para llantos, mil opiniones y consejos, llamadas de que tal estás, salidas de marcha y risas mil... (y por supuesto esas risas en el mesenger)

He encontrado un grupito de gente genial, que están siendo mi gran apoyo para superarme a mi misma. En ese grupo todos los coerres lógicamente no están. Me gustaria recalcarle a todo el mundo lo necesario que me parece tener en el trabajo gente así. Porque a fin de cuentas en el curro te pasas la mayor parte del tiempo, y si eres residente más. Y esto no es algo que te encuentras al empezar un nuevo curro. Es algo que cada persona tiene que fomentar y animar, porque hay otra buena gente en el hospital que deben de ser estupendos y nunca serán amigos. Hay muchisima gente que entra en la residencia únicamente para aprender y trabajar, ya tienen sus amigos y novi@s, se llevan bien con la gente, pero no son lo que yo considero mis amigos.

Creo que todos deberíamos implicarnos mucho más, para sentirnos asi de bien como me siento cuando veo a los compañeros a los que quiero ya tanto, y que me han ayudado mucho más.

Comentarios

Oidun ha dicho que…
A mi me pasa eso con los compis de facultad. Al final... te absorbe tanto esto que terminas viendo muy muy poco a tus amigos de siempre... y poco a poco y sin que te des cuenta... la gente de la facultad empieza a ocupar ese lugar...

Son 6 años de carrera... muchas horas juntos... supongo que en el MIR pasará otro tanto de lo mismo. :-)
Nanny ha dicho que…
Jo, Chío... he leído tu blog de casualidad, entrando al azar por otro lugar, leyendo tu vida en estos últimos meses...bueno, que sepas que me has hecho llorar.
Una vez oí que sólo conociendo tus debilidades y tu vulnerabilidad, serás fuerte. Y es verdad, lo que pasa es que has de sufrirlo para saberlo.
(¿Has leído el libro "El caballero de la armadura oxidada"?; va de esto, te lo recomiendo)

Un beso muy fuerte, Chío. Te veo mañana en el hospital.
inma ha dicho que…
hola, te leo desde hace un año o por ahi y me alegro que hayas vuelto a escribir, sobre todo este ultimo me ha llegado al corazon.
estoy estudiando el MIR y ojala tenga suerte y encuentre compañeros que se conviertan en amigos de los buenos, porque la experiencia que llevo hasta ahora es de decepcion, siempre terminan siendo egoistas y pisandote.
aun guardo un rayito de esperanza.
gracias.
un beso. inma
chio ha dicho que…
Buenas!

Inma, te aconsejo que no pierdas la esperanza, porq hay mucha gente q vale la pena de verdad, aunq haya otros muchos ciegos que no puedan ver lo q vales. Ya verás como en la residencia la gente no es tan trepa como dicen, por lo menos yo no estoy notando eso nada de nada.

Nanny, me encantaria saber quien eres para darte mañana un abrazo... en los momentos bajos, todos los animos son bien recibidos... yo me conozco fuerte pero ahora no me lo demuestro. Voy a buscar el libro que me dices.

muchas gracias por vuestros comentarios!
Sofía ha dicho que…
¡¡¡Chíoooooooooooooooooooooooooooooooooo!!! Jo... ¡cuánto tiempo sin leerte!
Besotes gordos desde debajo de una montaña de manuales... muaaaaaa.
Alfi ha dicho que…
enhorabuena por tu blog, se ve que eres una persona distinta y especial. Te entiendo perfectamente, yo soy R2 de pediatría en un hospital de Galicia y sé lo duro que es (y a la vez lo tremendamente gratificante también). Los niños están de enhorabuena porque alguien como tu haya escogido la pediatría. Un saludo y mucho ánimo.
chio ha dicho que…
alfi, muuuuuuuuchas gracias por tus palabras, me pones colorada!!!

un besazo enorme!

Entradas populares de este blog

Cebolla para la tos

Sillitas de paseo para bebés

Mi opinión sobre Bexsero®, la famosa vacuna de la meningitis