Evitando la varicela

El virus primaveral por excelencia es el de la Varicela (virus varicela-zoster), supongo que muchos compañeros habrán notado como ha aumentado su incidencia en estas semanas. A mi entender la varicela debería ser una enfermedad que los padres, abuelos y cuidadores deberían de conocer bien y asi evitar visitas innecesarias a centros de salud y hospitales, en el que una espera de media hora puede contagiar a toda una sala de espera. Hay que pensar en que para un niño mayor de 6 meses la varicela pasa en el 95 por ciento de los casos como si nada pero en un recién nacido, niños inmunodeprimidos o en una embarazada puede ser muy peligroso. Sabiendo las raras complicaciones y lo que hay que vigilar, evitaríamos muchos contagios.

El cuadro típico de varicela son lesiones en la piel de múltiples formas, (por eso se dice "en cielo estrellado") papulitas, vesículas y costras, que en realidad son la evolución de los "granitos". Pican un montón. También se suelen ver en el paladar, genitales y en las orejas o detrás de ellas. Suele acompañarse de fiebre, congestión nasal, naúseas, malestar...

Se contagia de persona a persona por contacto directo o por gotitas de saliva, y el periodo de incubación es de 1 semana. La enfermedad es contagiosa hasta que todas las lesiones están ya en fase de costra. Los niños deben de estar aislados y en casa y no acudir al colegio, aunque se encuentren bien.

Para aliviarla se puede dar algún antihistamínico en casos de gran picor, antitérmicos (nunca aspirina, aunque en niños no se debe dar nunca) y anisépticos en las lesiones. Los baños con avena también alivian el picor. Se recomienda cortas las uñas para que no se rasquen mucho.

Como mencioné, suele ser banal y no pasa de ser molesta por el picor -sobre todo si la pasas de adulto- pero es cierto que se puede complicar. Por esto comento unos puntos para vigilar:
  • Celulitis: es decir, infección de la piel debido al rascado de las lesiones. Los papás lo distinguirán porque la piel se pone roja, caliente e indurada. Se previene evitando que el niño se toque y aplicando antisépticos (tipo Betadine) en las vesiculitas.
  • Neumonía: por el mismo virus o por otras bacterias que aprovechan el momento. Por esto hay que vigilar cuando se acompaña de tos muy recurrente fiebre de larga evolución o dolor torácico.
  • Neurológica: si el virus llegara al sistema neurologico lo que observariamos sería un comportamiento extraño en el niño, como desequilibrio al andar, o excesiva somnolencia.

Comentarios

Hij@s de Eva y Adán ha dicho que…
Buen resumen, chio.

Quizás apuntaría que el período de incubación suele rondar más las 2-3 semanas...
Universitólogo ha dicho que…
Hola Dra! Acabo de aterrizar en este mundo bloggerosanitario y me he encontrado con este! Soy estudiante de 5ºde medicina(aún queda...) y voy a pasarme por aquí a menudo!

Un saludo desde la costa!
LFR ha dicho que…
Buenos días,

Desde Infosalud nos ponemos en contacto con ustedes por dos motivos. El primer de ellos es para felicitarles por su trabajo y la calidad de su página. El segundo es que nos gustaría poder contactar con ustedes a través de correo electrónico para poder enviarles una propuesta de colaboración.

Gracias por su colabroación

Esperamos su respuesta

Un saludo


Laura Fernández
chio ha dicho que…
Laura, dejame por favor un mail de contacto y os responderé alli, no os preocupeis que el mail no será publicado en el blog
un saludo

Entradas populares de este blog

Cebolla para la tos

Sillitas de paseo para bebés

Mi opinión sobre Bexsero®, la famosa vacuna de la meningitis