Realidades


Lunes 31 de enero, Seis de la tarde, Sala de espera abarrotada de una consulta de pediatría cualquier Centro de Salud en cualquier punto de España.

Madre/Padre de paciente 1: Esto es una vergüerza, he llamado hoy para pedir cita ¡y no tenían citas hasta el miércoles! Y que hago yo hasta entonces con mi niño (de 13 años) que dice que le duele todo y ha empezado con fiebre. Así que aqui me he presentado sin cita y que me atiendan, porque asi no puedo estar.
Madre paciente 2: Di que sí, yo estoy igual. Encima llevamos una hora esperando. Si que funciona mal la Sanidad. Qué barbaridad.
Una hora más tarde dentro de la consulta:
Madre/Padre de paciente 1: mire aqui le traigo a mi niño que está muy mal.
Pediatra: este chico lo que tiene es la gripe
Madre: ¡si ya lo sabía yo! está toda la clase igual. Paracetamol y a la cama, ¿no? ¡hasta luego doctora!
Pediatra:.....

Pues así hasta 40 niños (en el mejor de los casos)

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Quiza esta historia es asi porque ultimamente se lee y relee en los periodicos sobre casos de gripe que acaban en fallecimiento... casos diagnosticados como infeccion viral que acaban siendo una meningitis fulminante... y los padres buscan confirmacion de lo que creen que saben.
Si es tan claro saber cuando llevar al ninyo al pediatra sugiero que los pediatras en una visita de esas caracteristicas acaben la sesion con un "Cuando presente con A, B y C, pero no D y E" no hace falta que vengan, el proceso durara X dias.
Si eso no es posible y reuquiere una visita para que unos ojos expertos, precisamente por ser expertos puedan en 30 segundos hacer un diagnostico que los padres no pueden hacer pues entonces el problema es que hay que pensar en como se trabaja con la masificacion de pacientes.
Es mi opinion que es un trabajo de pediatras y profesionales de la sanidad, que deben educar y organizar. Mientras que lo mas facil es echar la culpa al ususario.
Ah! trabajo en sanidad tambien y entiendo que hay casos y casos, pero con contadas excepciones esta es mi postura.
chio ha dicho que…
Es que no es sólo la gripe. Si fuera eso tendríamos un mes malo al año y se acabó. Es que son las toses, los granitos, los mocos, las cacas blandas...
En mi caso no son contadas excepciones, es precisamente al revés. Intento "educar" en lo posible a mis pacientes (que realmente no son mis pacientes porque cualquier dia de estos me echan a la calle). Explico que es lo que tienen, como se trata, para que vale lo que les receto, lo que hay que vigilar, cuando volver. Lo que es normal. Pero da igual, en esta consulta todo vale. Vale pedir cita "urgente" porque el niño está con mocos. Y le tienes que ver por obligación. Llevamos un mes de Enero infernal, y de verdad os digo que la pediatría de primaria se va degradando de tal manera, que no sé como acabará.
Anónimo ha dicho que…
Hola! Yo tampoco sé cómo acabará la primaria. Yo de momento, me he ido. Espero no tener que volver. A veces me pregunto si a pesar de ampliar el número de plazas en el MIR se cubrirán las plazas, porque yo lo que veo a mi alrededor es que a la mayoría de mis compañeros pediatras no les gusta ejercer en AP. Prefieren contratos en hospitales privados y tener que ejercer la pediatría en primaria porque no les gusta. Yo por mi parte, repetiría el MIR antes que acabar en AP. No sé qué es lo que piensan la mayoría de los pediatras. Un saludo y ánimo
Yoni ha dicho que…
Comparto tus inquietudes, Chio. En nuestro caso, finales de diciembre y la primera parte de enero fue dura con la broquiolitis, aunque fue más o menos llevadera.
Pero, la segunda quincena de enero sí que fue un auténtico caos con lo de la gripe. Hubo un lunes que llegué a tener 41 niños que acudieron sin cita (más los 25 citados, revisiones incluidas). Esta semana ha sido algo más leve, quizas porque no debe quedar muchos niños en el pueblo que no hayan cogido ya la gripe, jeje...
El tema de los "sin cita", "urgentes", "fuera de hora" o como quiera que se llamen, escapa de nuestras manos. Yo, al menos, reconozco que no tengo cara ni cojones para plantarme y no ver a unos cuantos (la mayoría) que no deberían pedirse una cita urgente. No así la otra pediatra de mi CS, que no tiene reparo en negarse a ver a los fuera de hora, sobre todo si son de mi cupo.
Resignación, es lo que queda.
Eso sí, si el motivo de ir "fuera de hora" no es nada urgente ni que comprometa la vida del niño, ahí se quedan esperando un par de horas mientras voy viendo a los citados, hasta que tenga un hueco para verlos.
Es triste porque A mí la AP me gusta, pero en estas condiciones es imposible hacer un buen trabajo.
Lo malo es que en mi zona no tengo mucha posibilidad de acceder a trabajo en hospitales o clínicas, así que de momento me quedo con esto, hasta que me digan lo contrario.
Saludos y ánimo...
Anónimo ha dicho que…
tan quemados estais?? tanto tanto tanto? soy una de esas personas, que esperan saber su numero, su puesto, para ojala poder ser pediatra dentro de unos meses, es mi sueño desde hace tanto... me da = acabar en atencion primaria, o en un hospital, solo quiero enfrentarme dia a dia con lo que siempre he querido hacer... y creo que no hace tanto, chio, tu estabas como yo... tanto cambian las cosas desde dentro? algun consejo o algo que deba saber? animo, solo puedo decirte que eres una afortunada, y ojala las cosas se tranquilicen un poco.. :)
chio ha dicho que…
Bueno la palabra no es quemada... en mi caso, todavía no puedo decir eso. Hay días que estás muy cansada, sobre todo mentalmente... Depende de los pacientes. Hay días que disfruto mucho de este trabajo, porque sigo pensando que no sabría hacer otra cosa. No podría repetir el mir como han hecho algunos compañeros míos.
Los días de guardias duras el hospital o de avalanchas en primaria o cuando te tocan unos cuantos impertitentes, si llegas pensando que te va a dar algo y que no puedes más.
¿consejos? pues que disfrutes de lo que tienes porque en cierta medida somos privilegiados por poder trabajar en lo que "nos gusta" aunque en condiciones laborales pésimas... que aprendas de cada rotación porque aunque parezca que no, cada una te valdrá para tu vida laboral después. Y que hagas piña con tus compañeros, que es lo mejor.
Anónimo ha dicho que…
Pues anónimo, yo te recomiendo que si es el sueño de tu vida adelante, coge pediatría y valorará por ti mismo. Pero si dudas entre varias cosas yo descartaría la pediatría.
Cuando yo cogí Pediatría también pensaba que me daría igual Primaria. Pero una vez finalizada la residencia, ni me gustan las Urgencias de Pediatría ni me gusta la Atención Primaria. Y la verdad, no creo que mi opinión sea la de la minoría de los pediatras. Entre mis compañeros de las últimas promociones ninguno se ha querido ir a Primaria y todo el mundo en cuanto puede huye de las Urgencias. Entre mis compañeros pediatras conozco a un montón de frustrados por haber tenido una formación en Pediatría durante la residencia que les ha gustado pero un trabajo una vez finalizada la residencia que consiste en la mayoría de las veces en ver niños sanos, catarros y diarreas... Porque todo eso de la especialización en Pediatría está muy bien, pero en la realidad sólo le es posible ejercerla a unos cuantos privilegiados. De todos modos, habla con gente de otras especialidades porque a lo mejor en el resto pasa igual.
Anónimo ha dicho que…
solo quería poner una cosa:no soy médico ni siquiera tengo formación en el área sanitario ni trabajo en ella.pero si soy madre de un niño de 2 años y al último comentario de que los pediatras está frustrados porque después de estudiar mucho y formarse y prácticas y bla,bla,bla,lo único que ven son catarros,mocos y niños sanos.
Pues yo me alegro de que solo vean eso,ojalá los pediatras no hicieran nada en todo el dia o solo vieran niños sanos,porque eso significaría que los niños están sanos y no están sufriendo y pasando por enfermedades (muy graves)y sus padres pasando por el sufrimiento de verlos mal.

los de las consultas colapsadas y demás y el cansancio,lo entiendo.

pero hay que leer cada comentario.....
Anónimo ha dicho que…
Anónimo, soy el anónimo anterior. Escribo para aclarar mi comentario porque creo que me has interpretado mal. Yo no quiero que haya más niños enfermos, ni más adultos enfermos. Ojalá no existieran las enfermedades pero la realidad no es así. Yo no quiero más enfermedades para poder verlas yo, sino que lo que creo que sobran son Pediatras. Durante tu residencia sobre todo te formas en Patología hospitalaria y sin embargo cuando acabas la residencia lo que buscan son Pediatras para trabajar en Atención Primaria. Hoy en día es bastante difícil quedarte a trabajar en el hospital. Y como comprenderás es bastante frustante que por ejemplo te formes en Cardiología Pediátrica, dediques tiempo y esfuerzo en aprender a hacer ecocardios, a manejar a niños con cardiopatías congénitas...Y que después no puedas trabajar en eso que es lo que te gusta y en lo que te has formado, porque en realidad ahora mismo donde hay trabajo es en Primaria. Y para mí, desde el punto de vista médico y comparando con lo que hice en mi formación la patología del Centro de Salud es banal en la mayoría de los casos. Por eso creo que sobran pediatras, porque lo que yo hago en el Centro de Salud lo puede hacer igual de bien un Médico de Familia (que durante su residencia se forma en Pediatría). Supongo que pasará igual en el resto de especialidades y profesiones. No creo que me tenga que sentir culpable por disfrutar con la Cardiología Pediátrica porque eso no es equivalente a que tú entiendas que quiero que haya más niños con cardiopatías. Sólo me parece una pérdida de tiempo parte de mi residencia porque ese tipo de técnicas y patologías se olvidan si no las prácticas a diario. En fin, espero haber aclarado el malentendido. Un saludo
Anónimo ha dicho que…
Por contestar a todos estos pediatras hartos y cansados, y que no pueden ejercer su vocación despues de estar muy formados, eso en este pais nos pasa a todos con la diferencia que vosotros trabajais sea viendo mocos y cacas pero trabajais, además objetivamente es lo que mas hay así que es de lógica que te toque esto antes de cardiopatias.
Por otro lado siempre he dicho que no conozco a gente mas llorona que los médicos,que yo sepa no estais mal pagados, ninguno so is mileuristas y formación en este pais le sobra a casi todo el mundo, y muchos con tanta o mas formación que vosotros en carreras tanto o mas difíciles no estamos ejerciendo nuestra profesión, estamos a lo que salga y sin contrato o cobrando menos que la asistenta de mi madre.
Asi que si no quereis ver, mocos, cacas blandas, haberos echo ingenieros que a lo mejor estabáis sirviendo mesas de restaurante los fines de semana.
Y con esto quiero decir que la gente es mal educada en general que se cree con todos los derechos y ninguna obligación y que entra en las consultas como un burro en una cacharreria, además los que no somos médicos no tenemos por que saber distinguir una gripe de unas anginas o de una neumonia lo siento por eso voy a mi pediatra y le pregunto.
Un saludo.
Un saludo
Anónimo ha dicho que…
Bueno. Los pediatras es verdad que somos unos privilegiados porque podemos ver padres agresivos, madres demandantes y maleducadas a buen precio. No somos mileuristas y ya está bien de pedir perdón por ello. Nos hemos dejado, en muchos casos, la salud, en noches de guardias interminables que se seguían de días interminables sin descanso. Por cada persona que me ha dado las gracias, he encontrado tres que han entrado en la consulta cabreados por la espera. y si todavía hay algún iluso que quiere ir a AP, es por pura y autentica vocación. En la privada pagan el doble, y en el extranjero más. Cuidad vuestros pediatras porque os podeis quedar sin ellos.
Anónimo ha dicho que…
No salgo de mi asombro, yo soy una madre que cuando su pequeña se pone mala ya sea fiebre o diarrea la llevo al pediatra que para eso estan ¿no?, es vuestro trabajo como el mio atender a clientes y claro a mi me entran educados y maleducados pero no me quejo, es lo que hay y doy gracias todas las mañanas de tener trabajo en los tiempos que corren, un saludo
Anónimo ha dicho que…
Pues ese es el problema, que los pediatras no están ahí puestos para eso. No es como la cola de la pescadería en la que uno se apunta preguntando quién es el último pero por el contrario cada vez se parece mas a ello.

Entradas populares de este blog

Cebolla para la tos

Sillitas de paseo para bebés

Ser pediatra