Un poquito de por favor

Últimamente las guardias son horribles, algo difícil de describir. En Madrid no hay camas suficientes en los hospitales, es la época de las bronquiolitis y diarreas, hay epidemia de rotavirus y VRS, y mucho miedo a la fiebre que provocan las anginas, los catarros y la gripe. La demanda en urgencias es algo que nos desborda. A las 12 de la noche suele haber una espera media de 3-4 horas (a veces más). El martes pasado estuvimos viendo niños sin para un minuto hasta las 5:30 de la madrugada, momento en el cual pudimos irnos un par de nosotros a descansar una hora. El trabajo consiste en encerrarte en un box y que te vayan pasando un niño tras otro, comiendo en 20 minutos y olvidándote de que tienes que ir al baño para no perder 5 minutos más.

Pero esto no es lo malo, por esto no me quejo, sabemos que son 2 meses malos, y se aguanta.

¿Qué es lo realmente terrible? Las escenas horribles que montan algunos (afortunadamente muy pocos) padres que demandan que a su niño se le vea ya, o que no se creen que la fiebre sea por catarro, o que si sus niños están tan adormilados es porque tienen 39 de fiebre (todos estamos adormilados con 39 de fiebre, yo hasta deliro, pero es normal). Yo entiendo la preocupacion de los papis, porque son sus hijos, y toda preocupación es poca. Pero lo de montar el numerito, no. No se dan cuenta de que a las 11 de la noche llevamos 15 horas trabajando sin parar, y nos quedan otras 9 horas. Muchos no saben que las guardias son de 17 o 24 horas. El otro día acabé llorando de impotencia por el follón que montaron unos padres, y eso que la cosa no iba conmigo. Perdieron todo el respeto hacia el médico que les estaba atendiendo, chillaron, insultaron, demandaban pruebas innecesarias que al final se les acabó haciendo por la presión y permanecieron otras tantas horas en urgencias esperando los resultados, cuando podian haberse ido a casa tranquilos y ahorrar pinchazos y molestias a su niño. Otras veces pretenden saltarse la espera y se plantan alli con el niño: hasta que no se me atienda no me muevo de aqui.

Lo que yo quiero hace ver, es que existe un filtro por el que pasan todos los niños nada más llegar. Lo que es URGENTE, se pasa en el momento, no espera. Lo demás, a esperar. Que tengas que esperar es una buena señal, tu niño no está mal. Cuando viene una ambulancia tiene prioridad. Muchos se quejan de que han pasado gente que vinieron después antes que ellos. En urgencias se ven por orden de URGENCIA.

He visto a gente protestar cuando a su lado estaba pasando un niño en camilla malito de verdad. No lo entiendo. También he visto a la gente quedarse muda cuando entraba una madre chillando porque su niño estaba en parada cardirrespiratoria, supongo que les hizo pensar.

Esto es lo que de verdad estresa y quema a lo médicos.
Les aseguro que mientras ustedes están esperando nosotros estamos trabajando, de verdad.

Comentarios

Roi Piñeiro ha dicho que…
No te quemes... la situación actual no es más que el fruto de lo que nosotros mismos (médicos y gerentes) hemos creado durante los últimos años, sumado a la falta de interés de los padres por asumir la responsabilidad de sus hijos y al igual que si fracasan en la escuela es culpa de los profesores, si no se le pasa la fiebre es culpa del pediatra inepto y no de que tenga un virus.
Si tuviéramos turnos, como las enfermeras, todo sería distinto. Si hubiera un buen sistema de triaje, todo sería distinto. Si este sistema lo llevara el mejor pediatra del hospital, y no un auxiliar o un administrativo, todo sería muy diferente. Si los padres respetaran lo que significa una urgencia, todos tendriamos tiempo para comer.
En fin, que la urgencia es un terreno de todos y de nadie a la vez, que hasta que los gerentes de los hospitales no se den cuenta de que hay que ponerse serios con este tema todo seguirá igual, o peor, y cuando la epidemia sea de meningococemia en lugar de bronquiolitis, que alguien nos pille confesados... porque vamos a caer como chinches, porque este sistema sanitario no está preparado para asumirlo.
Si no recuerdo mal eras R1... ánimo en estos meses horribles y un consejo, nunca discutas con los padres ni pierdas el tiempo con explicaciones más de tres veces (es mi máximo), ni por supuesto llores por su culpa, bastante tienes con atender 24 horas a todo tipo de gente. La última vez que una madre me "obligó" a pinchar a su hijo le solté el volante sobre la mesa y le rogué que marcara ella lo que quería, porque yo no sabía que pedir... me gané una reclamación (evidentemente resuelta a mi favor) y el niño, con su catarro, se evitó un pinchazo. Otra solución es ceder, al fin y al cabo no es tu hijo... y a veces... pocas veces, nos equivocamos y luego en la radiografía o en la analítica nos llevamos sorpresas...
Bueno, vaya parrafada... un saludo y muchos ánimos!
Anónimo ha dicho que…
Hola, yo soy el kabroneitor que muchas veces te critica en este blog pero hoy te escribo para darte ánimos y decir que siento mucho respeto por lo que haces!!!

PD. Aunque yo no me meto en pediatría ni loco LOL!
chio ha dicho que…
jajaja, gracias kabroneitor!!! y gracias a roi por tu comentario, si soy r1, todavia me queda mucho por lidiar!! supongo que eso se aprende con la experiencia y aprendes a controlar tus emociones y tener la respuesta justa en esos momentos.
Teresa ha dicho que…
Hola wapa!!!

Muchisimo animo! lo de las guardias de 24 estan mu bien si son eso guardias! pero la urgencia no es una guardia.

Guardia es estar en el despacho por si te necesitan. 24h disponible. Yo creo que lo que hacemos en la puerta es trabajo de esclavos y explotacion. Trabajar 24h seguidas mear 4 veces y comer echando leches no es hacer una guardia. Es un infierno!!!

Creo que la puerta se ha convertido en una especie de cosulta para todo, y es por eso que creo que la urgencia deberian ser turnos de 8h.

Mis guardias de especialidad son duras pero ni la mitad que las de puerta!! puede ser que tenga alguna de no dormir pero normalmente dormimos. Excepto cuando estamos en la mater! Aish todo lo que rodea a los niños es demasiado complicado.

Por eso muchisimo animo, es increible lo que haces! y por un par de imbeciles no te olvides la de veces que piensas oleee!!! soy la ostia!

Enhorawena! y da por supuesto que cuando tenga niños te dare el coñazo!!!

Un abrazo
Anónimo ha dicho que…
Es el pan nuestro de cada día en las urgencias, también de adultos... la gente tiene muy poca educación, no saben utilizar los recursos sanitarios y encima vienen reclamando a quienes menos culpa tenemos de la situación, que somos los médicos que andamos desbordados tratando de priorizar según importancia.

Y claro, no les digas que lo de la otra persona es mas importante que lo suyo.

Tendremos que acostumbrarnos. No creo que la administracion tenga mucha intencion de contratar mas personal... De hecho, creo que los nuevos hospitales se van a repartir el personal ya existente en los viejos (ese es el rumor que corre, esperemos que no sea cierto)
chio ha dicho que…
bueno isa la verdad es q ese rumor no lo habia oido, pero si se q por lo menos para el hospital de fuenlabrada estan buscando a gente nueva, ya he visto anuncios en lo q se buscan desde medicos hasta tecnicos de maantenimiento... espero q sean asi todos!!! porq sino!!!!
Gonzalo ha dicho que…
Mucho ánimo. Trabaja sin prisa. Que no te importe que la gente que trae al niño por algo no urgente espere. Nunca dejes de ir al servicio cuando tengas ganas (lo primero es lo primero...), no cuentes los papeles que están esperando, asegúrate de que alguien esté haciendo triaje, no intentes resolver varios niños a la vez, dedica un tiempo más razonable a comer.
Yo, en las guardias, que todavía hago y sé perfectamente qué es lo que se cuece, trato de tomármelo con filosofía. La ventaja de las guardias es que nosotros estamos 24 horas, haya 5 niños o 500. Y lo único que me preocupa es atender bien los casos urgentes (que realmente para eso estamos en una urgencia). Insisto: lo que no es urgente puede esperar: una hora, dos, diez, y las que hagan falta.
Por lo que leo en tu blog se nota que te gusta la pediatría, y te gusta hacer bien tu trabajo. Por eso es muy frustrante ver que no puedes trabajar como te gustaría: a todos nos pasa.
Luego es muy triste asomarse a una sala de espera de un servicio de urgencias pediátrico: unos niños saltando, otros gritando, otros jugando...
Y luego atender bien y entender a los padres, que no tienen toda la culpa. Nunca he visto que el enfrentamiento llegue a buen puerto. Creo que la urgencia no es el lugar de hacer educación sanitaria. Aunque si es algo que clama al cielo a veces no está de más el explicar, después de ver al niño: otra vez no hace falta que le traigáis a la urgencia por un dolor de garganta, le dais un analgésico y esperáis la evolución.
Y eso sí: el otro día me llegó el informe de urgencias de un niño visto por un catarro de vías altas. Casi me caigo de culo al leer en las órdenes de tratamiento: mucosan. Y ese es problema de nosotros. Porque uno nunca sabe, y en el cerebro de ese padre o madre puede quedar un mensaje subliminal: "menos mal que llevé a mi hijo a urgencias, le tuvieron que mandar un jarabe porque tenía mucho moco, si no se lo llego a dar lo mismo se le cura mal el catarro, o me coge un principio de neumonía, o vete tú a saber".
Supongo que pocos habréis llegado hasta el final del comentario, perdón por no haber sido más conciso, pero es que el tema "me ha tocado".
marta de esparta ha dicho que…
meses malos no, meses malísimos. yo también estoy fatal con un trancazo encima. a ver si pronto me pongo buena :)

no me gustaría ser mun médico y aguantar a muchas como yo. ¡un besote y muchos ánimos!
dani ha dicho que…
Hola... cuanto tiempo que no escribia en tu blog... que razon tienes... las puertas de Urgencias en estos días estan fatal... y la verdad... por mas que uno piensa la cosa no tiene una solucion clara... porque el problema no lo tenemos nosotros, lo tiene la gente...que no respeta el concepto de Urgencia, pero bueno... aguantaremos como sea... yo estuve de guardia el domingo y fue terrorifico... funcionando al 110% con los recursos que tenemos, con el hospital colapsado, la observacion colapsada y con algunas de las pseudoconsultas que tenemos para ver niños... 4 horas de espera... cabreo general... y todavia no se sabe en que quedará la cosa porque se han metido de por medio los gestores del hospital... y eso si que es para echarse a temblar, porque a ellos solo les interesa la política...
Pero bueno... pese a eso yo no renegaré de que me gusta y me seguira gustando la pediatria... que es lo que he elegido para hacer en mi vida...
Un beso muy fuerte
Anónimo ha dicho que…
Hola. Felicidades por tu blog.
Me alivia leer los comentarios de este hilo, pues soy médico de urgencias y leo en otras webs comentarios muy agresivos en el sentido contrario.
Quizá habéis oído hablar del caso de un niño (creo que de 4 años) que murió en urgencias del hospital de Jerez. Al parecer estuvo varias horas en la sala de espera. Finalmente entró rápidamente al sufrir shock y murió tras intentos de reanimación. Desconozco la información precisa de lo ocurrido, pero sí estoy seguro que antes de que este niño pasara a urgencias, entraron otros muchos con moquitos, catarritos, "fiebres" de 37,2ºC, dermatitis seborreica, estreñimientos, ...
La justicia determinará la responsabilidad de los médicos que estaban de servicio y de los gerentes del hospital, pero ¿quién reclama a los padres irresponsables que colapsan el sistema?
JADJ ha dicho que…
Hola, felicidades por tu blog. Los meses que llevo como R1 de pediatría me han servido para confirmar 2 cosas: que me gusta de verdad la especialidad; que lo peor de ella es tener que soportar a los padres.
Estoy en un hospital mediano, por lo que la presión asistencial que soportamos seguramente no se puede comparar al tuyo. Aún así, desde septiembre (con el inicio de las guarderías) hasta el día de hoy las guardias han sido generalmente malas, obviamente a expensas de un 75-80% de niños que no tenían por que haber sido llevados a urgencias. Tenemos el agravante de que no contamos las 24 horas con enfermeros/as y auxiliares disponibles, sino que en el turno de la mañana y en el de la noche tenemos que estar llamando por teléfono o por "busca" para que una auxiliar acuda a poner un termómetro, o para que una enfermera ponga una mascarilla de nebulización o un saturímetro. Al final, aquí los residentes acabamos haciendo de residentes, celadores, auxiliares, personal de limpieza (vómitos, buches, cacas) y enfermeros, porque solo nos falta coger también las vías.
Y no te preocupes, a mi también me han reclamado, gritado y exigido pruebas innecesarias, me han tildado de racista por pasar antes a niños que venían de verdad urgentes, etc.
Al final de cada guardia hemos sobrevivido y es importante que no nos quede la sensación de que se nos ha podido pasar algo realmente grave, aunque está claro que no somos infalibles.
En fin, ánimo y suerte!
Anónimo ha dicho que…
hola, yo hablo en defensa de algunos padres, no se si tengas hijos y conozcas el sentimiento de impotencia cuando tu hijo esta enfermo y ya le diste lo que se le prescribió y sigue igual, para mí eso es lo más horrible que he sentido en el mundo. Sé que hay padres hipocondriacos, pero la verdad mientras tu hijo este enfermo el resto del mundo no te importa.... Y soy maestra y tambien se lo que se sienten los reclamos de los padres...En tu caso tu has oídos sordos, jamás he llevado a mi hija a urgencias y mira que me he arrepentido de no hacerlo algunas veces...
chio ha dicho que…
Yo no me refiero en este post a los casos en los q a los padres les impresiona que su hijo tiene algo grave, aunq luego sea una simple gripe suele estar justificado y mas en los bebés.

yo me refiero a la multitud de cosas que colapsan la urgencia y q son capaces de esperar 4 horar por:
- le duele un oido
- tiene tos y mocos
- le duele la tripa desde hace una hora
- fiebre de 2 horas de evolucion en un niño de 8 años que esta como una rosa
- ha vomitado 2 veces y una caca diarreica.

etc etc.... son innumerables... y lo peor se ven a las 5 de la mañana también...

Entradas populares de este blog

Cebolla para la tos

Sillitas de paseo para bebés

Mi opinión sobre Bexsero®, la famosa vacuna de la meningitis